lunes, enero 22, 2007

CONVERSION



miércoles, enero 10, 2007

Dos nombres claves para una colección Pop

“Escribe sobre lo que conoces’’ reza un viejo adagio literario. Nick Hornby y Chuck Klosterman parecieran seguirlo, hablando de cultura popular y, en especial de, la música rock que han adoptado como filosofía de vida. Los escritores de hoy llevan tatuaje.


El inglés Nick Hornby y el norteamericano Chuck Klosterman forman parte de una camada de escritores que no pueden desprenderse de las cargas de cultura pop que han venido acumulando desde que tienen uso de razón (caben aquí también Bret Easton Ellis, Douglas Copland y el español Ray Loriga, por nombrar a algunos). El centro de interés es, en ambos casos, la música, concebida como barómetro existencial y eterna fuente de inspiración. Es que si Borges citaba a Kipling como una de sus mayores influencias, estos autores manifiestan devoción por Morrissey o The Ramones. Se podría decir que “los tiempos están cambiando’’, como alguna vez afirmó Bob Dylan en una de sus mejores composiciones.

Nick Hornby: Mi novia es un vinilo

Con su novela “Alta Fidelidad’’ (llevada al cine por Stephen Frears) el británico Nick Hornby nos enseñó que todo desaparece (las novias, la niñez, los sueños,…); todo menos las canciones que han marcado nuestras vidas. Así, el narrador (el dueño de una tienda de vinilos que hace tiempo pasó los 30 años y aún no encuentra la estabilidad emocional) recuerda a las mujeres que amó usando los hits de la época como brújula; ordena sus vivencias en ránkings; visualiza su existencia como un soundtrack o la edición de “Top of the Pops’’ que nunca veremos por televisión. Más que un libro sobre relaciones y crisis de crecimiento, “Alta Fidelidad’’ es una novela sobre el indestructible amor por la música.
También lo es “Songbook’’, libro de ensayos sobre las canciones favoritas de Hornby y la importancia que estas han tenido en determinados períodos de su existencia. El fanatismo es radical. “Se puede escuchar a Dios en una canción de Rufus Wainwright’’ enfatiza el británico en uno de sus pasajes.
Y ahora se ha editado en español la última novela del escritor que comparte su fervor por la música con un irremediable fanatismo por el equipo de fútbol Arsenal (“Fiebre en las gradas’’ es la novela dedicada a esta devoción) y las malas series de televisión. Se trata de “En Picado’’ (Anagrama, 2006), relato negro sobre personajes que coinciden en la terraza de un edificio con el fin de terminar con sus vidas. Casi todos ellos forman parte del mundillo pop que Hornby tan bien conoce. Un famoso animador de televisión acusado de pedofilia; una adolescente punk agobiada por la depresión y una estrella de rock en decadencia, son algunos de los suicidas.
Johnny Depp –otro especialista en materia de cultura popular- ya compró los derechos del libro para llevarlo a la gran pantalla.

Chuck Klosterman: Sobre héroes y tumbas

A diferencia de Nick Hornby, Chuck Klosterman pertenece a la escuela de Lester Bangs (interpretado en la película “Casi Famosos’’ por Philip Seymour Hoffman), el solitario, irónico y brillante crítico musical que según muchos escribía mejor que William Faulkner. De hecho, Klosterman ha dedicado gran parte de su vida a hablar sobre rock en la revista musical “Spin’’, responsable del origen de su novela: “Pégate un tiro para sobrevivir: Un viaje personal por la América de los mitos’’ (Reservoir Books- Mondadori, 2006).
La historia es más o menos así. En el año 2003 a Klosterman se le ocurrió la idea de visitar lugares donde roqueros han muerto con la tesis de que “las estrellas del rock no empiezan a vivir hasta que mueren’’. Así, con el fin de crear un reportaje vivencial para la publicación en la que trabajaba, arrendó un auto y recorrió las tierras donde han sucumbido íconos pop como Kurt Cobain, Elvis Presley o Jeff Buckley. Al final del periplo, llegó a la conclusión de que “la gente quiere creer que la muerte de una leyenda significa algo. Si no, se vería afectada por la deprimente revelación de que los roqueros muertos están simplemente muertos’’.
La experiencia –en especial las largas horas de manejo escuchando la radio, las reflexiones en solitario, la presencia fantasmal de la muerte- le sirvió al escritor para convertir su crónica en un libro extenso que finalmente habla de relaciones sentimentales, mitos urbanos y sueños colectivos. “Es como si el amor y la muerte y el rock and roll fuesen la misma cosa’’, concluye.
Chuck Klosterman, quien anteriormente había publicado libros de rarezas como un análisis semiológico de la serie “Salvados por la campana’’, saltó así del subvalorado mundo del periodismo rock al a veces impenetrable templo de la literatura. Un ejemplo para todo aquel que sienta que la música es siempre una excusa para hablar de algo más.

miércoles, diciembre 13, 2006

AS SEEN ON REVISTA BLONDIE

Antipatía por el demonio: Vida y obra de san Daniel Johnston


Genio (según la R.A.E.): Capacidad mental extraordinaria para crear o inventar cosas nuevas y admirables./ Persona dotada de esta facultad.

Desde que el rock comenzó a perfilarse como refugio de inadaptados e inconformistas la interrogante “¿genio o pobre loco?’’ se ha instalado en la azotea mental de críticos y melómanos. Syd Barrett, Brian Wilson o el epiléptico Ian Curtis han generado tantos comentarios por su talento como por la disfuncionalidad de sus vidas, repartidas entre los escenarios y el psiquiátrico, entre los mundos creados por el delirio y las luces del star-system. De todos ellos –si pudiéramos agruparlos en una especie de galería- Daniel Johnston es indudablemente el más extremo. Así al menos lo muestra a lo largo de 110 minutos el documental “The Devil and Daniel Johnston’’, dirigido por Jeff Feuerzeig.
Lo que se puede sacar de esta crónica bizarra de delirios, temporadas en el manicomio y grietas familiares, es la invencible pasión de Johnston por convertir su vida en arte. Como un hombre del paleolítico empeñado en dibujar los animales que ve a su alrededor en las paredes de una caverna, el artista maníaco depresivo se dedicó desde temprana edad a registrar su entorno a través de cassettes, cintas de súper 8, dibujos y un puñado de canciones obsesivas. Sus padres, la chica de sus sueños, el fantasma Casper (su personaje favorito) y las epifanías demoníacas que imperaban en su cabeza -fomentadas por su devoción religiosa y elementos externos y crípticos como “Revolution 9’’ de Los Beatles- forman parte de su ecléctico imaginario.
Pero claro, sin la ayuda de la industria nada de esto hubiese visto la luz. Es así como Johnston llegó a conquistar MTV, hacer giras y sufrir las consecuencias del estrellato (todo esto sin abandonar su trabajo en McDonalds). El LSD agravó su locura. La educación religiosa impartida por su familia puritana generó una desmedida obsesión por salvar al mundo y combatir los demonios. La vorágine creció. Johnston terminó postrado en su cama, trastornado, hinchado por el litio, olvidado. Hasta que Kurt Cobain apareció en televisión luciendo una polera estampada con uno de sus dibujos y un segundo acto en su carrera se hizo posible.
El documental sigue la debacle y los éxitos del curioso personaje retratado con respeto, extrañeza y cierto orgullo arqueológico por revivir a un músico sin comparaciones. Porque, después de todo, Daniel Johnston es el único songwriter que a los 45 años de edad sigue viviendo con sus padres y gozando de una incombustible condición de artista cult.
Es, sin exagerar, el otro “diamante loco’’.


FICHA


“The Devil and Daniel Johnston’’
Con: Daniel Johnston, Sonic Youth, Half Japanese…
Dirección: Jeff Feuerzeig.
Estados Unidos, 2005.
Duración: 110 minutos.

martes, diciembre 12, 2006

AUTO-PUBLICIDAD



Lo hacen Ricardo Claro, Sebastián Piñera y Cristián Zegers. Por eso también me atrevo a publicitarme en mi medio. Se trata de mi proyecto musical (sí, el de la foto soy yo) NAGASAKI, un delirio sonoro que inicié después de perder toda esperanza de seguir armando bandas.

Es, como ha dicho Ferrari en su blog (rodrigoferrari.blogspot.com), una banda unipersonal o, como he dicho yo más de una vez, un proyecto masturbatorio para la autocomplacencia.

Así, que onanistas musicales y otros, visite mi myspace para escuchar los temas que iré subiendo progresivamente.

TUNE IN, TUNE ON AND DROP OUT

NAGASAKI A.K.A. PASTRAMI

www.myspace.com/nagasakichile

lunes, diciembre 11, 2006

PINOCHET: LA PELICULA




Augusto en una de las escenas más impactantes del filme: cuando el guía mágico Goose-man se le aparece en la noche para entregarle una clave fundamental para su potencialización: "Más vale matar la perra y se acaba la leva''.

domingo, diciembre 10, 2006

A descorchar las botellas

viernes, diciembre 08, 2006

CLAUDE JADE (1948-2006)